El escritor y su gato compartiendo soledades

El escritor y su gato compartiendo soledades
Los infiernos del escritor

viernes, 18 de noviembre de 2016

Homenaje a León Russell y un breve testimonio poético Por Javier “Paco” Miró




por Javier "Paco" Miró







El 13/11 se fue un grande con más de 60 años de trayectoria.
Se necesita un volumen enciclopédico para describir a este personaje fundamental de nuestra música contemporánea, excelente pianista, guitarrista, cantante y compositor.
Leon Russell nacido como Claude Russell Bridges el 2 de abril de 1942 fue un músico y compositor que grabó como intérprete de sesión y acompañante manteniendo a la par una extensa carrera como solista que contiene 31 álbumes en su haber.
Él fue el autor de la canción "Delta Lady", grabada por Joe Cocker; también organizó la del Cocker Mad Dogs en 1970. Más de 100 artistas han grabado su "A Song for You" (1970). Como pianista, tocaba en sus primeros años en discos de los Beach Boys y Jan y Dean. Su primer álbum, Leon Russell, en 1970, incluye a íconos de la talla de  John Lennon, Ringo Starr y George Harrison. Uno de sus mayores fans tempranos, Elton John, dijo que Russell era un "mentor" y la "inspiración",  grabaron juntos la Unión en 2010, único álbum de dúo de,  obra que más tarde fue nominada para un Grammy. Russell produjo y participó en las sesiones de grabación de Bob Dylan, Frank Sinatra, Ike & Tina Turner, los Rolling Stones y otros. Escribió y grabó los éxitos "Cuerda floja" y "Lady Blue". Actuó en el concierto para Bangladesh en 1971 junto con Dylan y Eric Clapton. En 2011 fue instalado en Rock and Roll Hall of Fame.


“Tendría unos 12 años, una tarde caminado al pedo por el barrio pase por el viejo cine Moreno en la Avenida Rivadavia y vi los anuncios de la Película de la gira de Joe Cocker y la banda de Perros Rabiosos y me metí a verla. Para mí la música eran Los Beatles, cuatro jóvenes que dentro de su rebeldía cantaban y tocaban perfectos acordes en perfecta armonía. Me impresiono muchísimo el derroche de energía, tantas cosas que pasaban entre los instrumentos, el blues, el soul y el rock .De repente la cámara enfocó al pianista con esa cara de loco ese sombrero de copa y esa forma de tocar a lo Jerry Lee Lewis. Esa imagen de Russell me quedo para siempre”.


Soneto al bluesman

Tonadas mórbidas, delicadas, indecentes
parten con sentencia del abismo hacia el letargo
famélicas siluetas que usurpan penitentes
los velos sin sus muertos y sangre olor a fango.

Entre rezos y plegarias: falsos confidentes,
imploran por sonetos que expliquen su penuria
actores que prometen ensueños imprudentes
tirria de la verba, canto y rima de la furia.

Van desnudos los poetas sobre hielos penitentes
ayuno en una nube halo claro de lujuria
oscuros son sus duelos y olvido sus simientes

libres de rencores lucen culpas inminentes,
hay encargo del suicida y exigencia de la curia
criptas relucientes y epitafios prominentes.






lunes, 14 de noviembre de 2016

Blues y poesía.. modestamente...



Yo amo a las personas


Yo amo a las personas
allende su género,
dijo cuando nos conocimos
y me conquistó.

El amor de mi vida
me dio un beso en la boca
a modo de despedida
y allá se fue, perdiéndose
por entre la fronda del Parque Lezama,
de la mano de su joven amiga.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Maestros del Blues. Ronnie Earl .. y una poesía al paso



Ronnie Earl nació en Ronald Horvath, el 10 de marzo de 1953.  Su fraseo y su forma de ejecución de la guitarra es tan elegante como sentida, mezclando el sonido del blues con improvisaciones propias del jazz, lo sitúan como uno de los grandes instrumentistas actuales del blues.


Desde 1979 hasta la fecha contabiliza casi 40 trabajos sin contar sus colaboraciones. 


Si de poesía hablamos...

... hablamos de Gog y de Mc Gog, 
de Papini y Marechal.
La mano de Paco Urondo 
cae sin permiso del lado equivocado.
Don Severo Arcángelo 
acecha de reojo a Paul Valery
quien sentencia de lo fatigoso 
que resulta obrar poéticamente.
Réquiem de Jueves 
y el trágico sentimiento
de una autopista calurosa, 
camino al sur.
Una ciudad completa de herejes
masacrados por la turba del temple.
Tras la sombra de Heidegger 
y por la espalda, 
el castillo blanco, 
gentuza y caterva vertical,
salvo el crepúsculo 
nadie recorre tus huellas.
En aquel lugar perdido, 
canciones del que no canta
páramos y versos aparecidos, 
la tentativa de un hombre infinito.